Réquiem

En esta obra, Ester Bellver rinde un especial réquiem en memoria de su padre. 

Sinopsis
En aquellos días de hospital a mi padre y a mí se nos cayó la máscara de padre e hija con la que hasta entonces nos habíamos relacionado. Nos encontramos desnudos frente a frente, corazón a corazón, compartiendo profundas reflexiones, recuerdos, chistes, canciones, miserias, dolores y desesperaciones. En las situaciones límite los seres humanos somos capaces de tener un encuentro muy especial. Para ello es necesario dejar de lado o abandonar el papel que a cada uno nos toca cotidianamente representar. Es decir, uno deja en ese lugar de ser quien es, o quien cree ser. Ocurre entonces, que las fronteras entre lo que es uno y otro comienzan a confundirse; la línea entre lo que es dar y recibir se diluye también. El tránsito de mi padre a la muerte me ha proporcionado el encuentro más fuerte que he tenido hasta la fecha con un ser humano. Paradójicamente, el marco de una situación dolorosa puede ser precisamente el que te brinde las cosas más hermosas de tu vida. 

Distribución: Isis Abellán. PROVERSUS 
Blog del espectáculo: (pincha)
Pincha en la foto para descargar el dossier:


Extractos crítica:

  • En Réquiem hay sensibilidad, delicadeza, pinceladas de humor, palabras que por momentos toman un vuelo poético, sutileza, atisbos de dolor, reencuentros, fronteras personales que desaparecen y líneas que se diluyen, armarios que se abren y objetos que nos hablan… Un dulce abrazo a la memoria del padre. Joaquín Melguizo. Heraldo de Aragón.
  • Un gesto tan hondo como sencillo. El recorrido por una despedida trazado con un lenguaje pertinente, sin énfasis ni impostaciones, tranquilo y apacible, naturalmente sentido y trasladado a la platea con el compás liminar de un adagioRafael Campos. El Periódico de Aragón.
  • La vida y la muerte en un fabuloso ‘Réquiem’. Ester Bellver rompe moldes y escribe un texto que no se parece a ningún otro. Horacio Otheguy Riveira. Revista Culturamas.
  • Ester Bellver hace un trabajo excelente, lleno de matices. El simbolismo está presente en todo el montaje. Neus Mònico Fernández. Teatre Barcelona.